viernes, 22 de abril de 2016

SALAMANDRAS




Después de la tormenta violenta y desgarrada, soñó con una eclosión de salamandras negras y amarillas, que surgían milagrosamente de debajo de las rocas calientes y abrasadas. Era como una primavera animal y brillante, quizás una nueva esperanza, que acompañaba al agua desbordada en torrentes por las abruptas laderas de Peñalara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada