lunes, 29 de agosto de 2011

LA VUELTA

Vuelvo a casa tras las vacaciones, y me encuentro la nevera vacía de libros. Tengo hambre de palabras y no hallo ni siquiera un mísero cuento, de menos de cien páginas, que llevarme a la boca.
Me empiezan a picar los ojos y siento la palma de la mano mojada.
Siempre me queda la opción de la relectura, de lvolver a los viejos libros dormidos en los nichos de la estantería,  pero no me apetece. Necesito algo nuevo.
Igual que otros acuden al supermercado a hacer la compra nada más llegar a casa, yo me voy corriendo a la librería más cercana.
Necesito leer, con urgencia... Es la única forma de hacer más llevadera la vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada