martes, 15 de marzo de 2011

DEVI, REINA DE LOS BANDIDOS

Devi, reina de los bandidos de Christel Mouchard; traducido por Elena del Amo. Zaragoza, Edelvives, (Alandar; 123) pp. 209, 9,90 €.


Devi no es una adolescente india como las demás. Con tan sólo quince años, ha abandonado la casa de su marido, un hombre mayor que la maltrata, sin importarle el desprecio de su comunidad.

La novela arranca cuando ella y su hermana Shalini asisten en secreto a una fiesta prohibida, una boda en el palacio de un poderoso thakur. Las muchachas son descubiertas y castigadas severamente por su atrevimiento. Devi se da cuenta de que su única alternativa, si no quiere seguir perjudicando a su familia, es huir a la peligrosa región de los barrancos. Allí se unirá a una banda de malhechores, capitaneada por un joven llamado Vikram, que roba a los ricos para repartir el botín entre los pobres. Con la inesperada retirada de Vikram, Devi se convertirá en la reina de los bandidos. Así se trasformará en un demonio para la policía y la casta de los thakures, pero también en una diosa para el pueblo y los campesinos más humildes.

La obra está basada en la vida de Phoolan Devi (1963-2001), una mujer/bandida que, tras su rendición honorable, llegó a ser diputada en la época de Indira Ghandi e incluso fue propuesta en 1997 para el premio Nobel de la Paz.

El libro posee una evidente temática social: la lucha contra las desigualdades y la defensa de la desaparición del sistema de castas. Sin embargo, la autora siempre logra mantener esa enseñanza moral como telón de fondo, sin interrumpir el desarrollo de la trama. A lo largo de todas las páginas, la tesis flota como el polvo de los barrancos, sin que la obra pierda interés y atractivo. Nos encontramos, por tanto, ante una novela de acción y aventuras, pero también con un fuerte compromiso social.

La prosa de la traducción se desarrolla a buen ritmo, con frases cortas y diálogos creíbles. Además, el libro ofrece una buena caracterización de los personajes, sobre todo de la valiente y orgullosa Devi. El paisaje de los barrancos es cautivador, muy apropiado para el desarrollo y simbolismo de una historia de forajidos. Asimismo, la novela presenta una sólida estructura, con una fuerte elipsis temporal de dos años a la mitad de la narración, y con puntos de giro inesperados y emocionantes, especialmente en los capítulos finales.

En definitiva, un libro bastante ameno y entretenido, que animará a los jóvenes lectores a combatir sin armas y a seguir luchando por la igualdad, como hizo la legendaria Devi, la reina de los bandidos. La esperanza existe. El mundo, como el férreo sistema de castas, puede cambiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada