lunes, 31 de enero de 2011

Una habitación en Babel

Una habitación en Babel de Eliacer Cansino. Madrid, Editorial Anaya, 2010. 256 pp., 10.50 €. A partir de 14 años.
VI Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil / Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, 2010.


Una habitación en Babel es la última novela del escritor sevillano Eliacer Cansino, con la que obtuvo el VI Premio Anaya y el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2010. Hablamos, por tanto, de una obra de enorme calidad, escrita por un autor de gran altura literaria, al margen de las tendencias más comerciales del mercado.

En la novela se narra la historia de los habitantes de la Torre, el mayor edificio del pueblo de Alfarache (un lugar inexistente en el mapa), en el que conviven personas de toda clase y procedencia. En ella vive Ángel, un profesor de Filosofía que busca en el Sur su paraíso, y un anciano llamado Gil, enfermo y rodeado siempre de libros. En el mismo bloque de cemento también vive Nor, un joven de color que valientemente marcha en busca de su hermano; y Berta, una chica inquieta que no parará hasta encontrar su diario. También en la casa residen Rashid y Stefano, dos chicos que han decidido sobrevivir, aunque sea a costa de involucrarse en asuntos turbios.

Cada uno de los personajes vive su historia de forma independiente, en soledad, pero a la vez unido a la vida de los demás vecinos, como eslabones enlazados de una misma cadena. Para ello, el autor trenza las distintas tramas con maestría, consiguiendo que la novela se desarrolle con naturalidad y sin desajustes.

A los lectores más jóvenes, la novela les gustará por la intriga y por la intensidad emocional de los hechos que se cuentan. Los lectores de más edad agradecerán la profundidad humana que el libro aporta, así como las reflexiones filosóficas y las alusiones culturales que incorpora como, por ejemplo, las citas de Pascal, Machado, José Hierro o el clásico Guzmán de Alfarache.

Estamos hablando, por tanto, de una novela de hondo calado, de gran profundidad psicológica, que no busca únicamente entretener o divertir, sino descifrar el misterio que rodea a las relaciones humanas.

Lo que más me ha gustado del libro ha sido la forma de retratar la vida cotidiana de los barrios más humildes del extrarradio de las grandes ciudades. Las descripciones realistas de los lugares, sobre todo de la Torre, son muy acertadas y nos sumergen en un mundo confuso y mísero, que tenemos demasiado cerca y que muchas veces no queremos contemplar.

En definitiva, un libro juvenil profundo y bien escrito, que ayuda a comprender la vida, cuán desconocidos son las personas que tenemos al lado, con las que compartimos una nueva “torre de Babel”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada