domingo, 27 de junio de 2010

EL VIAJE DEFINITIVO


La gente se mueve. Los torniquetes se mueven. Todas las cosas a mi alrededor se mueven.

Cuando el tren detenga su marcha en la estación, algo se moverá, también, dentro de mí. Caeré en un pozo,en mitad de las vías, como si lo hiciera en el interior de una fosa profunda.

Entonces, durante unos segundos, el andén permanecerá en silencio, congelado, detenido por el estridente ruido de las ruedas.

Y yo seré la única persona que emprenderá el viaje, el definitivo, a lo más apartado de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada